Archivo de la etiqueta: Cuentos de un apóstata

El Wagul dorado de Balbak

IMG_3945

“EL WAGUL DORADO DE BALBAK”
Texto: Gerónimo Pizzanelli.
Interpretación gráfica: Natalia Núñez.

“El Wagul dorado de Balbak es una criatura extraña de cuerpo sinuoso, zigzagueante, serpenteante. Su cuerpo es de colores cambiantes e inimaginables Recubren este cuerpo unas plumas peludas y olorosas.
El Wagul dorado de Balbak tiene tres bocas en su única cabeza, tres bocas que relucen unos dientes negros y acuosos que se mueven como heisers por los agujeros de las encías.
Su imponente cabeza esta coronada por cristales de diversas formas y tamaños que reflejan la luz en forma especular.
El Wagul dorado de Balbalk, tiene un ojo de fuego en la mitad de su cara que lanza bolas de amor azul y deprimente. A cada costado de su ojo de fuego tiene una membrana de forma circular; a la vista relucen como el mármol pero al tacto se sienten como un colador.
A cada costado de su cabeza tiene un hocico de lobo sin boca, sin pelos, con piel de pollo retorcida.
El Wagul dorado de Balbak tiene un solo miembro, en su espalda, alargado y viscoso, sin ninguna articulación, con una enorme y rugosa ventosa en su punta.
La parte inferior de su cuerpo tiene una especie de poros que largan aire húmedo a grandes presiones, esto hace que su cuerpo quede elevado unos centímetros del piso. A los costados y más cerca de la parte trasera que de la delantera tiene dos enormes púas de marfil rojo que en sus puntas tiene muchas espinas pequeñas.
El final de su cuerpo es truco, abrupto, como si antes hubiera tenido una cola que haya sido cortada, pero lo cierto es que no la tiene y nunca la tubo. En el centro de su parte trasera hay un orificio que se abre y se cierra lanzando fluidos asquerosos; repugnantes; viscosos, gaseosos, fluidos de muerte.
El Wagul dorado de Balbak, nadie sabe porque es dorado, si la criatura en sí, de dorado, no tiene nada. Hay sin embargo una pista clave en su nombre. Ya que ese es el color del que lo ven los hombres. Para un humano esta criatura es más blanda que el hierro, pero más dura que la plastilina de moldear. Es valiosa y brillante y se puede encontrar en su estado puro y natural en los ríos no en el mar. Un valioso mineral, un pedrusco sin igual, mejor dicho un precioso metal. Por el que muchos se mataron y mataran. Algunos para simplificar, oro lo llamaran.”

Hugo Dibarboure Icasuriaga / padre, ejemplo, maestro, hombre y medico rural

 

IMG_3959_edited

Un saludo muy típico de Hugo, luego que se le presentaba alguna persona desconocida por primera vez era, – ¡Mas Doctor será usted!

Lo decía casi gritando: el interlocutor quedaba descolocado. No entendía porque este médico le había contestado de ese modo, cuando en realidad le había tratado con el respeto esperado, llamándole Doctor fulano, de acuerdo a las normas habituales de comportamiento establecidas.

“Habituales y preestablecidas” son atuendos con los que Hugo no se arropaba con frecuencia…

Luego de la observar la cara de desconcierto de la persona en cuestión, pasaba a explicarle que eso de doctores es para que “estos” se den importancia y que el era solo médico y que bueno, que lo tratase con naturalidad. Y si podía y las circunstancias lo permitían, hacía dos o tres cuentos cortos de “dotores” (sin la c), que provocaban hilaridad y empatía inmediatas. Se había roto el hielo.

Me quedó su saludo. Lo uso con frecuencia. Suelo elegir a quien y lo hago con cierta cínica intencionalidad.

Viejo: me pareció una buena forma de recordarte.

MiguelIMG_3938

Músicos por el mundo / “Ojos en mar” acústico – versión domestica de Gerónimo Pizzanelli

1503961_10202060148599245_719758119_n

“Ojos en mar”, versión acústica del autor, Gerónimo Pizzanelli.

Video de Miguel Pizzanelli

Es una fantástica e inexplicable experiencia cuando tu hijo te regala el compartir una canción que ha creado.

La creación artística ha estado presente en nuestra familia desde el inicio de nuestra vida : la música ( en casa no hay menos de 7 instrumentos musicales que suenan con bastante frecuencia y se escucha música de las mas diversas procedencia ), la plástica ( las expresiones artísticas propias o de alumnos están por toda la casa).

Es interesante ver como luego de muchos años de escuchar y tocar músicas de tan diferentes procedencias, en un proceso silencioso que surge espontáneamente , aparecen estas situaciones emergentes que erizan la piel.

Es muy difícil trasmitir la intensidad del momento en que fue tomado el video y soy franco en decir que no puedo ser objetivo. Solo diré que ocurrió en un agradable ambiente familiar con abuela (Kela), tia (Neneca), hermanos y padres del autor muy pendientes, con motivo del encuentro familiar del último día del año.

No interesa el valor intrínseco de la obra ( que personalmente me resulta interesante y cargada de peculiaridad y excepciones) , lo que mas me impresiona particularmente es el ser testigo del proceso.

PD: el otro día lo encontré buscando como tocar Moonshadow. Me dijo – La busco porque creo que es un de  mis canciones preferidas.

Tal vez esta ha sido una de las canciones mas cantadas y tarareadas en casa en la niñez de estos críos.

En todas las etapas que se inician te deseamos lo mejor.

HmP

Embrujo de mar o historia de ventanas marinas.

Embrujo de Mar

Embrujo de mar o historia de ventanas marinas.

Al cumplir unos 17 o 18 años su padre, el compañero de su madre, lo llevó al borde del mar que bramaba sin parar, en el encrespado y solitario rocal o losada. El viento lo llevaba todo en lo que era uno de los extremos deshabitados del pueblo.
Le dijo: –  Te gusta. Este es un buen lugar para hacerte un rancho.
Así empezó su obra en aquel peñasco. Allí vive aún hoy.
El rancho sufrió múltiples transformaciones en estos veinticinco años. Pero hay algo que ha permanecido a través de las reformas, los temporales y el tiempo: las ventanas.
Las mas codiciadas por las visitas y los dueños de casa, las orientadas al  sur, mas exactamente al sur y sur-este.
Una noche de verano hace muchísimos años atrás compartí el embrujo de mar que mas tarde me explicó Marcelo. Luego de clavar unas tablas en el entrepiso de lo que sería el “piso de arriba” nos acostamos extenuados mirando el mar en el mismo piso superior en el que habíamos compartido el trabajo y la caipiriña.
No tenia mas que techo de quincha piso y paredes laterales. Al frente nosotros cinco teníamos una pared pelada, que nos mostraba un gigantesco escenario de rocas y mar verde esmeralda.
La noche fue serena, inolvidable. Las estrellas y el bramido de “la mar”, como la llaman los pescadores, dominaron mis sueños finalmente y así creo yo, actuó en mi el embrujo.
Marcelo se fue a un largo viaje. Mas de un año. Argentina, Chile.
Al regreso trajo muchas historias que contó con entusiasmo. Pero cuando estuvimos solos en el entrepiso de tablas me contó la mas extraordinaria.
Me dijo: Sabés que en los primeros meses no podía dormir. No podía conciliar el sueño. Pensé que era la ansiedad por la lejanía, la excitación por los proyectos nuevos, los nuevos encuentros, el amor revoltoso.
Estaba seguro que no era solamente eso.
Me faltaba algo que no sabía bien que era.
Finalmente una noche me di cuenta.
Hablaba despacio casi en secreto mirando por su ventana al mar.
Lo que no tenía en las noches durante el largo viaje era este canto del mar. El arrullo de las olas en su ir y venir, el rugido del viento y el mar en mis oídos. El que había escuchado toda mi vida al dormirme como algo permanente, cotidiano, que se hizo parte de mí. Desde antes de los días en que comencé a tener recuerdos, hasta hoy.
A partir de ese momento al acostarme trataba de recordar ese llamado del mar y funcionó; comencé a dormir mejor.
El rancho cambió, su familia se anidó allí y creció. Se llenó de otros sonidos, pero de noche el mar domina con su embrujo que en cierto modo me sedujo también a mi en esa endiablada punta del mar sur.
hmp
Dedicado a mis amigos y a mi amor. Ellos saben quienes son.
Este es uno de los relatos breves, de historias vivas que pienso seguir.
se reproduce con permiso del editor, jaja!