Archivos Mensuales: noviembre 2012

Sombra entre las vacas, Cerro Largo, Laureles, perto da fronteira do Jaguarao, enero 2012.

Anuncios

Libros / Un hombre afortunado, historia de un médico rural, de John Berger

Publicado en 1967, apenas unos años luego que yo naciera, este excepcional libro testimonial de la vida cotidiana y reflexiones de un médico rural británico es una recomendable pequeña obra de arte. Se acompaña además de unas magníficas fotos de Jean Mohr. Ver: http://arsmedica.wordpress.com/2011/11/28/jean-mohrs-photographs-for-a-fortunate-man/

El autor John Berger  a través de un relato simple, comparte la complejidad de la vida del médico, su vínculo con las personas y con la comunidad en la que vive.

Realiza un relato, “desde adentro” que muestra la vigencia a través del tiempo de las profundas preguntas vitales del profesional que se entrega en cuerpo y alma tanto ayer como hoy a la actividad de médico en el medio rural, en el pueblo, o en un barrio.

Cito:

“Después de la guerra se casó y eligió un pueblo remoto para trabajar en el Servicio Nacional de Salud. En el consultorio había ya un médico mayor que era muy apreciado en la comarca, pero que odiaba ver sangre y creía que el secreto de la medicina era la fe.

Esto le dio al joven médico, que él era entonces, la oportunidad de seguir actuando como salvador de vidas.

Trabajaba en exceso y eso le hacía sentirse orgulloso. La mayor parte del tiempo lo pasaba realizando visitas domiciliarias , lo que muchas veces le obligaba a ir al campo o cruzar bosques cargado con los dos maletines llenos de instrumental y de medicinas. En invierno , a veces tenía que apalear nieve para poder acceder a algunos lugares. Junto con el instrumental, solía llevar un pequeño soplete para descongelar tuberías.

Le impacientaba todo lo que no fueran emergencias o enfermedades graves.

Al cabo de unos años empezó a cambiar. Para entonces se acercaba a los cuarenta; se encontraba en esa fase de la vida en la que uno abandona la espontaneidad de la juventud, y para seguir siendo sincero, ha de enfrentarse a sí mismo y juzgar desde otra posición. Además también veía como iban cambiando sus pacientes… Finalmente, debido a que había vivido y seguía viviendo entre las mismas personas todo el tiempo y a menudo le llamaban de las misma casa para diferentes urgencias, empezó a notar como evolucionaban sus pacientes. Una muchacha a la que había tratado hacía tres años de paperas se casó y le avisó para su primer parto. Un hombre que nunca había estado enfermo se levantó la tapa de los sesos.

 

Libros / El Elemento, Ken Robinson

Dice el autor en la Introducción

“Estoy convencido de que todos nacemos con grandes talentos naturales y que a medida que pasamos mas tiempo en el mundo perdemos el contacto con muchos de ellos. Irónicamente, la educación es una de las principales razones por las que esto ocurre. El resultado es que hay demasiada gente que nunca conecta con sus verdaderos talentos naturales y por tanto no es consciente de lo que en realidad es capaz de hacer.

En este sentido , no saben quiénes son en el fondo.”

                                                                                           De “El Elemento” ; Ken Robinson

hmp